Oberá, más cerca de tener su cancha de beach

El deporte de la Capital del Monte se prepara para tener un nuevo espacio. Se trata de la cancha de arena emplazada en el Complejo Ian Barney I, en la que se podrá practicar handball, vóleibol, fútbol y rugby -entre otros deportes- en la variante “beach”, por así decirlo.

“Ya se hizo el movimiento de tierra y ahora viene la etapa más costosa, de carga de arena. Además, queremos cerrar el lugar para evitar la presencia de animales, por el mantenimiento y para que exista un ingreso controlado”, explicó a EL DEPOR la directora de Deportes de la Municipalidad de Oberá, Marcela Recalde.

“Este lugar va a ser fundamental para todo este nuevo fenómeno de deportes que se juegan sobre esta superficie y que incluso son olímpicos. Queremos que los chicos tengan esa posibilidad”, sintetizó Recalde, quien reconoció al handball como disciplina impulsora del proyecto.

“Esto nació con el beach handball, que tiene muchos jugadores en Oberá y que debían viajar a Posadas para entrenar”, explicó.

La novedad, claro, fue bien recibida por Ángel Dalmau, referente del handball obereño y entrenador de las selecciones misioneras de beach. “Es un proyecto ambicioso en el que trabajamos junto a la Dirección de Deportes. Estamos muy contentos porque nuestros chicos van a tener más posibilidades sin tener que viajar a Posadas, con todo lo que eso incluye en cuanto a tiempo y costos. E incluso el espacio va a poder ser aprovechado por otras disciplinas”, subrayó el director técnico.

“Nosotros participamos a nivel nacional hace cinco años, así que tener nuestro propio escenario nos va a permitir hasta organizar torneos”, agregó

No obstante, además del aporte del Estado municipal y provincial, la idea es comprometer al sector privado, de manera de avanzar con mayor rapidez en la obra. “Necesitamos la ayuda de toda la ciudad, ya que esto va a servir para el desarrollo y la práctica de todos los deportes. Agradeceremos a todos los que quieran donar arena, esperamos la colaboración de empresas, comercios y clubes”, cerró Dalmau.

Primera Edición.