Pasado el mediodía eran 10 los focos de incendios activos en la zona de Santo Tomé

Si bien la situación sigue siendo de alarma generalizada porque la lluvia que hubo fue escasa, los focos que ayer eran 17, esta mañana el número se había reducido a 8 pero con el correr de las horas hubo reactivaciones por lo que el monitoreo del mediodía arrojó que había 10 focos de incendios activos. Durante la mañana la sirena de Bomberos sonó al menos tres veces en el casco urbano de la ciudad.

Hay, en estos momentos, un incendio grande detrás de un santuario del Gauchito Gil ubicado por ruta 14, en el km 693. Además en estancias Santa Ana y La Pilarica también se registran focos de grandes magnitudes.

El tránsito por las rutas de la zona es normal, pero piden que sea con extremo cuidado por ruta 14 entre el empalme acceso a ruta 40 hasta Estación Torrent y Alvear, debido a la gran cantidad de animales sueltos que hay.

Los evacuados alojados en el ex ACA (Automóvil Club Argentino) son cinco, hasta ahora, pertenecientes a dos familias.

Por otra parte, desde la localidad reiteran que los centros de recepción de donaciones son los siguientes: Catedral Inmaculada Concepción, Cáritas, CIC 1 barrio Centenario, Casa Verde (por calle Irigoyen) y Centro de Rehabilitación (Mitre entre Bertrán y Ángel Blanco).

En cuanto a las necesidades, continúan los pedidos de medicamentos puntuales para la atención de animales con quemaduras de todo tipo, y también para personas. Solicitan: Platsul y cremas hidratantes, elementos de higiene personal (toallas inclusive), medicamentos (tafirol, aspirinas), solución fisiológica, gasas, sales de hidratación, barritas energéticas, insumos veterinarios, algodón, cinta de papel agua destilada, jeringas, dexametasona inyectable, antibióticos de depósito, dipirona, entre otras cosas. Estos pedidos se pueden acercar a cualquier veterinaria de Santo Tomé. Igualmente una veterinaria (ubicada en Caá Guazú 541) se ofreció públicamente a atender a los animales de manera gratuita.

Un domingo nunca visto

La del domingo fue una jornada intensa nunca antes vivida por los pobladores de Santo Tomé. Minutos antes de las 14:00 el viento del sector Noroeste avivó los pequeños focos que estaban siendo contenidos y generó gran preocupación en las autoridades a cargo de los operativos.

De inmediato se activó un trabajo intenso sobre los más peligrosos y cercanos al poblado, también en parajes como Curtiembre, Cambaí, Los Bretes. Gracias a la astucia y coraje de los brigadistas por suelo y las maniobras de los pilotos en helicópteros por aire se pudo controlar la situación luego de varias horas de intensos combates.

En tanto las noticias que llegaban del sector sur, a varios kilómetros de la ciudad, no eran muy gratas. En la zona del Cuay Grande, por Ruta Nacional 14 varias estancias estaban siendo arrasadas, hasta allí llegaron dotaciones de bomberos y personal de salud para asistir a los pobladores.

Al promediar la tarde, una suave lluvia generó una sensación de alivio y comenzó a descender un poco las altas temperaturas, no obstante los voluntarios seguían hidratando a los brigadistas que llegaban a la base luego de cada combate. Los vecinos de Santo Tomé y de otras ciudades acercaron elementos en forma continua hasta la base de operaciones y en los puntos de acopio en la ciudad.

El Territorio.