Perpetua para los Konrath por el asesinato de Álves, declaración de irresponsabilidad para Silveira Dos Santos

El Tribunal Penal Uno de Oberá condenó este mediodía a la pena de prisión perpetua al agricultor Luis André Konrath (37), conocido como Brasilero, y a su padre, Romaldo Konrath (67), por el asesinato de Rodrigo Álves (35), cometido en una chacra de Colonia Paraíso en la localidad de El Soberbio a principios de octubre de 2019.

Brasilero fue declarado coautor penalmente responsable del delito de “homicidio doblemente calificado por haber sido cometido con alevosía y por el uso de arma de fuego”, resultando absuelto de la imputación por amenazas y premeditación, por aplicación del principio jurídico in dubio pro reo (beneficio de la duda).

En el caso de Romaldo, después de casi tres horas de análisis fue hallado culpable del delito de “homicidio calificado por haber sido cometido con alevosía” y desestimada también la premeditación, por el beneficio de la duda.

En cuanto a quien era pareja del primero, Carina Silveira Dos Santos (20), fue declarada su irresponsabilidad como partícipe primaria de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas, que había requerido la fiscal Estela Salguero, otorgando el beneficio de la duda, como también en el delito de encubrimiento agravado por existir una exención de responsabilidad en razón de que al momento del asesinato era menor de edad.

La condena de los jueces -Francisco Aguirre, José Pablo Rivero y Jorge Villalba (subrogante)- fue coincidente en parte con la requisitoria de la fiscal Salguero, quien se mostró elocuente al momento de enumerar pruebas y describir las participaciones de cada uno de los condenados.

En ese sentido cabe mencionar que Silveira Dos Santos había llegado en libertad imputada por encubrimiento. La fiscal requirió en su alegato el cambio de calificación ponderando una participación primaria -a su criterio- fundamental para que el crimen fuera cometido y pidió prisión perpetua para los tres, lo que finalmente fue desestimado en el caso de la joven.

En relación a los defensores, por el lado de los Konrath, Rodolfo Riotorto y Gonzalo Miño, al exponer sus alegatos buscaron desestimar los agravantes atacando principalmente lo dicho por los testigos presenciales que declararon (Ezequiel Weber y Dionel Rodríguez). Solicitaron la absolución de Romaldo y la pena mínima por el delito de homicidio simple cometido con arma de fuego para Luis Konrath, es decir, 10 años y 8 meses de cárcel.

Por su parte, el abogado Roberto Delacourt apoyó los argumentos de los otros defensores. Pidió desestimar la participación primaria al igual que el encubrimiento y que Silveira Dos Santos fuera absuelta.

Coartada descartada

De los Konrath el único que declaró en la audiencia fue Luis, quien en la víspera plantó ante los magistrados su coartada. Manifestó el crimen no fue premeditado, sino producto de un disparo en medio de un acto de defensa propia y de quien era su pareja, en razón de que aquella tarde del 4 de octubre de 2019 encontró a Rodrigo Alves intentando abusarla sexualmente. Dijo que escuchó a Carina pedir auxilio, corrió desde el galpón donde estaba hasta la casa y primero golpeó al supuesto atacante con un ladrillo pero éste tenía un revólver con el que los amenazó y forcejearon, en ese contexto salió el balazo que le dio muerte. Negó además la participación de su padre y que haya sido una emboscada, porque no conocía a la víctima, pero admitió que tras el hecho, en estado de shock y por miedo de recibir algún tipo de represalia descartó el cuerpo en complicidad de la joven.

En su declaración Konrath hijo también acusó a dos testigos clave en la causa, Rodríguez y Weber, de haber mentido en sus testimonios por “envidia y resentimiento”, en el caso del más joven. Es que la tarde del crimen ambos estaban en la chacra y ratificaron, primero en el ámbito policial, después en la etapa instructoria y ahora ante los jueces, haber visto a Luis efectuar el disparo que mató a Álves.

Cita con la muerte

En el auto de elevación a juicio el fiscal de Instrucción de San Vicente, concluyó que haciendose pasar por Silveira Dos Santos y utilizando incluso el teléfono celular de la mujer, quien era su pareja, Luis Konrath, citó a Alves para un encuentro. 

Sin pensarlo demasiado el hombre manejó una moto hasta la chacra del paraje Primavera de El Soberbio, donde fue emboscado por padre e hijo. La cita era un engaño y en ese contexto recibió un balazo en la nuca en manos del menor de los hombres, en tanto que el mayor lo remató a machetazos.

Horas después el cadáver fue cargado en el baúl de un auto por ambos y descartado por Luis al costado de la ruta Costera 2 (camino a los Saltos del Moconá) al igual que la moto con la que había llegado la víctima, pero en ese caso fue abandonada por Carina.

Después de ese periplo criminal la pareja regresó a la propiedad donde los esperaba Romaldo, limpiaron la sangre, desecharon evidencia y continuaron con sus vidas sin alertar a las autoridades.

El Territorio.