Polémica y repudio por el discurso antivacuna de un médico obereño

“El que se aplica esta inyección se está aplicando modificaciones del genoma humano y muy poca defensa, como para decir que es una vacuna y no una mentira total (…) Así que están modificando nuestro genoma y los vacunados pasan a ser personas transgénicas. Y como son transgénicos pueden ser patentados y propiedad de otra persona”.
De esta forma, a través de un audio que se viralizó en Oberá, el médico Carlos Luis Flamig (matrícula 971 de la provincia de Misiones) cuestionó la vacunación contra el Covid-19, aseguró que la pandemia fue planificada en el marco de “un nuevo orden mundial” y reconoció: “Nunca hice la cuarentena porque sabía que no era el tratamiento correcto”.
Los dichos del profesional obereño, que además es pastor de una congregación religiosa (antes pertenecía a la Asamblea de Dios y después se apartó y formó su propio culto), trascendieron por las redes sociales y generaron el enérgico repudio de las autoridades sanitarias locales.
En tal sentido, el director del Hospital Samic, Héctor González, anticipó que el Comité de Bioética del nosocomio se reunirá hoy con referentes del Colegio Médico para analizar el tema y no descartó algún tipo de sanción al profesional implicado.
Asimismo, mencionó que Flamig integra la planta de médicos del Ministerio de Salud Pública, aunque se halla en uso de licencia por tener más de 60 años, es decir población de riesgo.
De todas formas, según confirmó El Territorio, el médico y pastor continúa trabajando como médico de cabecera del Pami y atiende en una clínica privada, lo que será objeto de una investigación de Salud Pública, tal como señaló el director del Samic.
Flamig figura como médico de cabecera de más de mil afiliados del Pami, lo que da real magnitud del alcance de su mensaje antivacuna.

Respuesta oficial
El director del Samic de Oberá calificó los dichos de Flamig como “apología antivacuna” y expresó su absoluto repudio al respecto.
Además, subrayó que la vacuna es el mejor método para combatir la pandemia e instó a la comunidad a inocularse.
“Con relación al audio del doctor Flamig, desde el Hospital Samic y Salud Pública repudiamos absolutamente ese tipo de comentarios antivacunas. También sentimos mucha indignación y tristeza porque todos sabemos el sacrificio que vienen haciendo los trabajadores de salud para atender de la mejor manera a los pacientes con Covid”, remarcó González.
Asimismo, ponderó “el esfuerzo tremendo que hace la provincia vacunando todos los días. Por eso produce mucha indignación escuchar este tipo de comentarios, porque una cosa es estar en contra y otra es hacer apología. Para colmo es un profesional de la salud el que dice terrible barbaridad”.
En ese contexto, insistió con que la vacuna es la mejor herramienta para combatir al virus, como lo ven a diario en el hospital.
“Estamos en contacto directo con los pacientes y notamos la diferencia que hay entre una persona vacunada y otra que no lo está cuando tiene la enfermedad, ya que más del 90 por ciento de los pacientes graves no se vacunaron por algún motivo. Por eso, hay que decirle a la gente que hay que vacunarse”, remarcó.

La teoría de Flamig


Más allá del citado audio, el médico es conocido en el ámbito obereño por su oposición a las vacunas contra el Covid-19, a pesar de que ya se contagió.
Es más, en la clínica donde trabaja atiende a los adultos mayores sin barbijo, lo que muchas veces fue motivo de reclamos.
Con relación al polémico audio, el médico comenzó diciendo: “En cuanto a la vacuna, yo la apodo ‘la gran mentira’ porque lo que menos tiene es para defensa. En una vacuna se inyecta el propio germen atenuado o muerto para que el organismo lo reconozca. Este nuevo tratamiento es totalmente diferente y hay dos clases: vectores de ADN y ARN mensajero, que cambian el genoma humano”.
“Como se comprobó por múltiples videos, son sustancias radiomagnéticas que son para localizar a personas. Esta vacuna es algo personalizado que tiene un número para identificar a cada persona. La localización se realiza por antenas. Como el genoma humano no puede ser patentado porque es natural, pero lo que es modificado sí puede ser patentado. Así que están modificando nuestro genoma y los vacunados pasan a ser personas transgénicas. Y como son transgénicos pueden ser patentados y propiedad de otra persona”, agregó.
Flamig avanzó sobre una presunta fórmula secreta en el marco de un complot mundial.
“Otra cosa que no se sabe es que cuando coloca su hombro para que le coloquen esta pseudo vacuna, es el equivalente a que firme para ser sujeto de un experimento y por eso no se puede reclamar por ningún daño ante todo lo que sucederá en el futuro. Acá los mayores daños se verán en el futuro”, afirmó.
Anticuarentena
Según el médico obereño, las vacunas contra el Covid-19 generarán enfermedades autoinmunes y neurodegenerativas.
En tal sentido, indicó que “van a favorecer el alzheimer y el parkinson. Esto es un plan de control mundial. Mediante el engaño y el miedo obligan a vacunarse a todo el mundo. Por ello la persona que no se aplica no está bajo el control de este sistema mundial”.
Sostuvo que las autoridades “no pudieron sostener la mentira. Al principio decían que el que se vacunaba se salvaba; después, como no se puede mentir mucho tiempo, a los seis meses dijeron te vas a enfermar igual, pero no te vas a morir. Hoy esa mentira ya quedó en evidencia porque todos con dos dosis de vacunas se mueren (sic). Continuamente estoy leyendo que todos se mueren con las dos dosis”.
Sobre el final del audio, definió a las vacunas contra el Covid-19 como “el tratamiento del nuevo orden mundial”.
“Es como un chip que te colocás y vos cambiás un programita de la computadora. Están colocando nuevos programas en tu cuerpo, están programando tu cuerpo y estás quedando bajo el control de un sistema. Por eso vienen congeladas, para que no se activen las sustancias radiomagnéticas que luego se activan con el calor del cuerpo”, dijo.
Por ello instó a no vacunarse ni a respetar las medidas de distanciamiento social. “No recomiendo que se vacunen porque no crea defensas (…) Estar aislado es lo contrario a lo que debe hacerse para adquirir defensas”, mencionó.
Y agregó: “No todos los médicos piensan como pienso yo. Hay médicos que por ignorancia desconocen que este es un plan antiguo (…) Pero yo sabía todo mucho antes. Por eso luché desde el primer día y nunca hice la cuarentena porque sabía que no era el tratamiento correcto”.

Serio antecedente judicial

No es la primera vez que el nombre de Carlos Luis Flamig se ve implicado en un escándalo o causa judicial. Sin ir más lejos, en febrero pasado este matutino publico detalles del caso de Thiago Benedicto, nacido el 16 de octubre de 2014 en Montevideo, Uruguay, como consta en el acta.
En tanto, el 27 de enero del 2016 (cuando ya tenía 15 meses de vida) el mismo menor fue inscripto en la delegación del Registro Provincial de las Personas ubicada en el Hospital Samic de Oberá, pero sólo como hijo de su madre biológica.
Dicho trámite se fundamentó en un documento oficial de suma importancia: el formulario de nacido vivo emitido por Salud Pública que se entrega a la madre inmediatamente luego de dar a luz. El impreso, que lleva la firma del médico Carlos Luis Flamig, señala que Thiago Benedicto nació el 16 de octubre de 2014 (igual que en la partida uruguaya), pero con una
diferencia sustancial: dice que el parto se produjo en un domicilio particular de la localidad de Los Helechos. Otro dato que consta en la partida es que intervino una “comadrona” llamada María Da Rocha, puesto que la madre dio a luz en una casa. En consecuencia, el 28 de mayo del 2018 el padre biológico, Lucas Adrián Fucks (27), radicó la denuncia ante la Comisaría de la Mujer de Oberá.

“No corresponde que este trabajando en el privado”

El director del Samic también confirmó que Flamig se encuentra de licencia en Salud Púbica por tener más de 60 años, al tiempo que solicitó información para confirmar de manera oficial si se halla trabajando en el ámbito privado, lo que lo haría pasible de alguna sanción administrativa.
“Está de licencia por la edad y no corresponde que esté trabajando en la parte privada, por eso mandamos una nota a la clínica solicitando información al respecto. Mañana (por hoy) nos vamos a reunir con el Comité de Bioética del hospital y gente del Colegio Médico para analizar los dichos de Flamig, porque una cosa es que no se vacune porque no es obligatorio, pero otra que haga apología. Más siendo médico de cabecera”, agregó González.
Por otra parte, ante la consulta de El Territorio, desde la clínica aseguraron que el profesional sigue atendiendo, es médico de cabecera de Pami y tiene más de mil pacientes. “Es uno de los médicos que más pacientes tiene en Oberá. Además es conocido antivacunas y ya no sabemos cómo decirle que use barbijo y que no hable contra las vacunas. A todo el mundo le dice que no se vacune”, reconocieron desde la institución privada.
Al mismo tiempo comentaron que tomaron contacto con el Colegio Médico para asesorarse respecto al caso y una posible denuncia contra el médico.
A fines del año pasado Flamig fue muy cuestionado por familiares y afiliados de Pami ya que aseguraron que propició el contagio de varios de sus pacientes, algunos de los cuales fallecieron, ya que tenía Covid-19 y habría seguido atendiendo su consultorio.

El Territorio.