Qué opinan los diputados misioneros ante el pedido de juicio político a Alberto

El pedido de disculpas del presidente Alberto Fernández, por haber realizado una fiesta de cumpleaños en Olivos en medio de la pandemia, a mediados de 2020, no fue suficiente para muchos sectores de la sociedad y del micro clima político. A tal punto que algunos diputados nacionales de la oposición buscan que se inicie el proceso de juicio político y se vote si merece o no ser destituido del cargo.

Uno de los impulsores es el presidente del interbloque de diputados nacionales de Juntos por el Cambio, Mario Negri, que presentó el pedido de juicio político contra Alberto Fernández por las reuniones sociales en Olivos, y sostuvo que “en un país serio un Presidente no miente”.

“Las disculpas del Presidente dejan gusto a poco. No es de caballero culpar a la pareja, debería hacerse cargo él. No fue solamente un descuido. Tampoco explicó por qué mintió a los argentinos al negar las reuniones sociales en Olivos. Se internó más en su laberinto”, dijo.

“Obvio que hay mal desempeño. Acá hubo tres bofetadas morales, esta es la gota que rebalsa el vaso. Se metieron con la educación, estuvieron los vacunatorios VIP y ahora estas reuniones VIP”, sostuvo Negri.

Y aclaró que “cuando se presenta un pedido de juicio político” no mira “si se puede avanzar o no”, sino que lo que busca es “abrir el debate del comportamiento del poder en medio de la pandemia”.

Como votarán los misioneros
Desde el bloque del Frente Renovador (Ricardo Wellbach, Flavia Morales y Diego Sartori) señalaron que es un tema que no tiene trascendencia para los misioneros y sólo responde a la agenda de la grieta, por lo tanto no está siendo considerado.

Los dos del Frente de Todos, Héctor “Cacho” Bárbaro y Cristina Brítez, está descartado que defenderán a Alberto Fernández, mientras que Alfredo Schiavoni anticipó que no acompañará; y Luis Pastori (Cambiemos) si acompañará el pedido de juicio.

En declaraciones a FM Santa María de las Misiones, indicó que el pedido de disculpas “no me pareció suficiente, primero negó el hecho, después dijeron que era una fake news (noticia falsa), después cuando apareció la última foto lo reconocieron”.

“Vemos una mentira tras mentira”, dijo y agregó que el Presidente “dio una impresión de estar desaforado, fuera de sí, exaltado (en el acto del lunes feriado), cuando dijo que la responsabilidad es mía pero nunca me van a escuchar pedir disculpas por endeudar al país”.

“Me parece que es un presidente que ha perdido el rumbo del Estado y amerita el inicio de un juicio político”; enfatizó Pastori.

Reconoció que es difícil que el juicio avance “porque va a depender del oficialismo, que tiene mayoría” pero aclaró que “creemos que la gravedad del hecho amerita que la oposición haga lo que tiene que hacer más allá de que los números dan o no. Después será una decisión del oficialismo si acompaña o no y serán responsables de la decisión que adopte”.

El proceso de juicio
Pastori explicó cómo es el trámite: “Se debe iniciar por la Cámara de Diputados, en una comisión específica que tiene 16 oficialistas y 14 opositores”.

“Lo primero que tiene que hacer la Comisión es decir si el pedido de juicio es admisible o no, y en tal caso se inicia como una suerte de sumario que es una investigación acerca de los hechos denunciados, se puede citar a testigos, pedir informes a organismos y una vez que termine este proceso tiene que emitir un dictamen por si se eleva o no el pedido de juicio al pleno de 257 miembros”, dijo.

La Cámara, con dos tercios de los presentes, pueden llevar adelante el juicio donde se acusa al presidente por mal desempeño de sus funciones y luego pasaría al Senado de la Nación que actúa como una Cámara Juzgadora. “Diputados acusa y el Senado juzga. Ahí por mayoría de dos tercios se determina si se aplica o no el mecanismo que prevé la constitución que es la destitución del funcionario acusado”, explicó.

Sin credibilidad
El diputado opositor explicó que “al margen de este episodio es absolutamente necesario que el presidente retome credibilidad, la confianza pública que la ha perdido”.

“Acá nos han mentido desde el máximo funcionario que es el presidente de la Nación, primero ocultando el hecho, que fue hace más de un año. Uno tiene el derecho a preguntarse si fue la única fiesta que hubo en Olivos en este año o hubo otras”, dijo Pastori.

Y finalizó: “Un presidente que ha perdido credibilidad, le quedan dos años, por tanto es necesario para la salud de la República que empiece a enmendarse, a recuperar la calma, no es ese el presidente que necesita la República”.

Primera Edición.