Servicio de agua potable al borde del colapso debido al bajo caudal de arroyos en Oberá

Los arroyos que abastecen de agua a la ciudad de Oberá, previa potabilización, bajaron el caudal y están al borde de colapsar.

Desde la Cooperativa Eléctrica (Celo) solicitaron “el uso racional” para que no se tenga que realizar con cortes rotativos.

“A pesar de lluvias en la región continúa muy bajo el caudal de agua, tanto del arroyo Bonito como del arroyo Ramón, por lo que se solicita cuidar las reservas domiciliarias”, expone un comunicado de la Celo a través de cual recuerda a los usuarios que “el Concejo Deliberante ha emitido en noviembre pasado el alerta hídrica en Oberá”.

El Presidente, Pedro Andersson, hablo en el programa matutino de La Radio y explicó la situación: “La bajante de los arroyos Bonito y Ramón es mucho más grave de lo que pensábamos, nos hizo acordar al 2009 cuando el Ramón estuvo casi seco y hoy volvemos a tener esa circunstancia. Es increíble como disminuyó el caudal en estos últimos tres días”.

En el comunicado oficial se explicó que “la bajante de los ríos afecta también el caudal de las aguas subterráneas y, por ende, el funcionamiento de los pozos perforados. La falta de agua hace que los pozos no puedan recargarse a un ritmo habitual, lo cual puede generar dificultades o inconvenientes en el bombeo. La situación es crítica”.

Sobre eso Andersson explicó que “pueden llegar a haber cortes rotativos en el suministro de agua por red si sigue así, ojalá que no porque la consecuencia de los cortes es grande, se rompen caños y circula aire”.

El dirigente cooperativo reconoció que por el momento los pozos perforados siguen funcionando con reservas.

“Todos debemos colaborar para no quedarnos sin agua”, reflexionó Andersson al final.

El Territorio.