Si no llueve en estos días, temen que se paralice la cosecha de té

Todos los cultivos y los animales están siendo víctimas de la sequía que se resiente en la región y que se acentúa. El suelo está sin humedad y esto queda en evidencia porque en las chacras se observa la tierra resquebrajada. Esta situación deriva en la preocupación de los productores; y en este caso, los tealeros señalaron que “si en los próximos días no llueve se va a paralizar la cosecha. Se están secando plantaciones de muchísimos años”.

Cristian Klingbeil, productor de la zona centro y dirigente de la Asociación de Productores de Misiones (APAM), comentó a PRIMERA EDICIÓN que “hay teales que se cosecharon antes de Navidad, es decir ya pasó un mes y no aparecen los brotes, quedaron chiquitos y no crecen más”.

Expuso que “hay lugares donde se están secando los teales. Se trata de plantaciones de 70 u 80 años que se están muriendo”.

Comentó que “por los fuertes rayos del sol las plantas se terminan cocinando. Las plantaciones quedan negras porque el sol es muy fuerte y sufren por la falta de agua”.

En este punto, lamentó que “si en los próximos días no tenemos lluvias vamos a entrar a febrero sin cosecha de té y sin programación de volver a pasar máquina porque no hay nada para cosechar”.

Enfatizó que “esto es muy grave para el productor. Además, muchos pierden changas porque no hay trabajo para dar. La situación es grave para todos, es decir para los productores y los peones en general. Por ejemplo, los tareferos que en esta época del año hacen alguna changa en la actividad tealera, ahora -lamentablemente- por más que se tenga la intención de dar trabajo no se puede”.

Recordó que “la zafra había arrancado bastante bien porque se inició un mes antes que años anteriores, pero en noviembre cuando se cortaron las lluvias empezaron a decaer las chacras”.

Contó que “el año pasado también pasamos por una sequía, pero ahora las plantas sienten mucho más”. Ante este panorama hasta los secaderos se reajustaron. “Están trabajando dos o tres días a la semana porque no hay suficiente producción para poner en marcha el secadero, no les es rentable”, apuntó.

Otros problemas

Klingbeil comentó que “los precios están siendo pisoteados. El té tiene un monto bajo y la yerba está en caída por la inflación y por baja en los montos porque se estaba pagando $53 el kilo y hoy está $45”.

El precio del brote sigue bajo

Por otro lado, el productor mencionó que “el ministro del Agro (Sebastián Oriozabala) reajustó el precio del té y mejoró en 1,10 pesos desde el 1 de enero; y la mayoría de los secaderos está cumpliendo con los aumentos, pero el valor es muy bajo. Además, hoy el agravante más fuerte es la falta de lluvia”. El precio del brote de té pasó desde principios de este año de $9 a $10,10.

Remarcó que “es impresionante como día a día se vienen abajo las chacras, los yerbales, los teales, las plantas de limón y mandarina, entre otras tantas”.

Primera Edición.