Sin acuerdo, el precio de la yerba pasa a laudo de la Nación

El Instituto Nacional de la Yerba Mate retomó este martes la discusión por el precio de la materia prima en medio de un difícil escenario económico, sin embargo -finalizada la reunión- no hubo acuerdo y ahora el laudo pasa a la Nación

En diálogo con FM 89.3 Santa María de las Misiones, el representante de la producción en el INYM, Nelson Dalcolmo, confirmó que “no hubo intento de llegar a un acuerdo, no hubo ninguna posibilidad”. 

Con respecto a cuáles fueron las propuestas presentadas en la mesa, comentó que “la producción pidió 84,96 pesos por el kilo de hoja verde, mientras que la industria ofertó 55 pesos”, más de diez pesos por debajo del valor actual de mercado.

Para Dalcolmo, la sensación que queda “es la peor porque tenemos la oportunidad por ley de fijar el precio de nuestra materia prima y no lo hacemos. Es más, en un estado de crisis económica y social del país, en pos de salvar la economía porque acá estamos todos los eslabones de la cadena, no está solamente la producción, estamos todos y teníamos -como siempre- una oportunidad histórica de fijar el precio y lamentablemente desperdiciamos esa oportunidad”.

Al ser consultado acerca de las expectativas por el precio que puede llegar a fijar la Nación, sostuvo que “experiencia ya hay, siempre negativa, o sea la Nación no conoce la actividad, no está al tanto de los costos ni cosa que se parezca así que mal puede fijar un número hacia el sector”.

Y agregó que “a pesar de que todo lo que se habló y se discutió en la mesa se envía a la Nación en formato físico y en audio a la nación, quien decide no conoce la elaboración y todas esas cuestiones entonces creo que van a ir por los índices de porcentajes, al porteño siempre le interesó tener yerba barata y nada más, mientras que nuestra preocupación e interés fue siempre bregar por el margen alto de productores pequeños y medianos que estamos quedando a la deriva. Y no sólo los productores sino que nosotros pensamos en el hermano cosechero que también está mul vulnerable. Si nosotros estamos por debajo de la línea de pobreza imaginen los cosecheros”.

Finalmente, Dalcolmo sostuvo que no tiene ninguna expectativa favorable con respecto al laudo y remarco que “lo ideal sería que nos convoque y que hablemos personalmente para explicarle, porque los papeles son fríos, cuando vos le explicás lo que significa que un cosechero se levanta a las 4 de la mañana que con rocío con lluvia, frío o calor a cosechar, que el productor tiene que cosechar una vez por año y vivir todo el año que tiene que pagar impuestos y tratar de no enfermarse todas estas cuestiones tienen que transmitirse en un diálogo personal y no digo sólo el sector de la producción. Vayamos entre todos, secaderos y molinos, que cada uno exponga con costos y números entonces pelear de abajo hacia arrioba y que tengamos un valor que sea desde la hoja verde hasta la salida de molino”.

Primera Edición.