Tras el escándalo en el IFAI, una diputada renovadora pidió que actúe la Justicia

El día después de la viralización de los chats privados del expresidente del Instituto de Fomento Agro Industrial (IFAI), que derivó en su inmediata “renuncia”, una diputada provincial oficialista se animó a fijar postura en su cuenta de Twitter.

Anazul Centeno fue la única desde el espacio gobernante que “rompió el silencio” aunque no aceptó una entrevista con PRIMERA EDICIÓN y se limitó al pronunciamiento por la red social.

Apareció casi en soledad mientras el ingresante titular del IFAI, Roque Gervasoni, se llamó a silencio absoluto sin siquiera contar qué hará con las polémicas contrataciones a las que refirieron los chats de su antecesor Juan Marcelo “Turco” Rodríguez.

La diputada Centeno es abogada de profesión, cursa una maestría en género y políticas públicas y se declara en su perfil “feminista de la tierra colorada”. Es parte del partido Causa Popular, dentro de la renovación, un espacio liderado por la exministra y exsenadora Elida Vigo junto al fallecido Salvador Cabral Arrechea. Por ello, fue directiva del Sindicato de Amas de Casa de la República Argentina (SACRA) además de miembro de la Red de Abogadas Feministas Argentinas sede Misiones.

“Es nuestra obligación romper el silencio”

En su extenso escrito en Twitter, Anazul Centeno comenzó contextualizando la situación de la mujer en el ámbito laboral. “La historia, la reciente y no tanto, nos muestra que las mujeres hemos sido encasilladas como el ‘eslabón más débil de la cadena’, laboral, productiva e incluso de participación política. Mucho esfuerzo, muchas vidas, hemos atravesado para ganar los espacios que hoy habitamos. Pero aún hoy hay personas que reproducen y representan lo que más nos duele”, sostuvo la diputada.

En tono crítico, pero sin mencionado al “Turco” Rodríguez, la legisladora habló de lo sucedido en el IFAI: “El abuso de poder, la violencia económica, la extorsión sexual en el ámbito laboral, son formas de disciplinamiento, métodos utilizados para imprimir en el cuerpo de las mujeres relaciones desiguales de poder, que nos encasillan como bienes de cambio, transables, mercancía”, aseguró.

En ese sentido, reivindicó la participación política frente al escándalo protagonizado por el dirigente de su espacio. “Somos muchos y muchísimas quienes creemos en la política como una herramienta del bien, como un medio para el bienestar del conjunto. Muchos y muchísimas quienes entendemos que, guiados por el fin ulterior del beneficio colectivo empujamos transformaciones, debates e interpelamos y nos dejamos interpelar”, indicó.

Seguidamente, Centeno afirmó: “Somos un montón, miles quienes rechazamos de plano el abuso de poder en todos los ámbitos, aún más si provienen de un funcionario público”.

En defensa del género

Sobre el final de su pronunciamiento público, Anazul Centeno dedicó unos párrafos a las mujeres que estuvieron involucradas en los chats de la polémica, con las que Rodríguez mantenía conversaciones donde se mezclaba el manejo de recursos del IFAI y las relaciones íntimas personales.

“Hacemos un llamado a la reflexión para entender y evitar la condena social de quienes se vieron sometidas a estos viejos métodos abusivos por el hecho de ser mujeres. La revictimización y el escarnio mediático de compañeras nunca será la salida!”.

Ponderó que “la rápida reacción del Poder Ejecutivo representado en la figura del Gobernador al aceptar la renuncia es un primer paso”.

Sin embargo reclamó que ello “debe ser acompañado por el aparato judicial para el total esclarecimiento del hecho, así como se arbitren los medios necesarios para poner a disposición de las únicas víctimas los equipos interdisciplinarios dispuestos en la legislación vigente”.

Hasta ayer no se habían conocido presentaciones judiciales de las mujeres “escrachadas” mediante la difusión viral de capturas de pantallas, videos con audios, donde algunas de ellas son muy reconocidas en ámbitos como la cultura, la producción y la política.

Finalmente, Centeno dijo que “es nuestra obligación romper el silencio, colectivizar la problemática, erradicar cualquier tipo de sujeción o sometimiento, no normalizar la inequidad pero sobre todo ser intolerantes ante actos de violencia como estos”.

“Debemos continuar con la implementación de la #LeyMicaela de Capacitación Obligatoria en Género para todas las personas que integran los tres poderes del Estado N° 27.499”, cerró su escrito.

El Territorio.