Yerba Mate: aumentarán controles ante la presencia de contaminantes y metales pesados

Con la agenda de cuidar la yerba que consumen los argentinos el Instituto Nacional de la yerba Mate (INYM) incorporó por resolución un control más para el brote y la hoja verde, que se importa desde países limítrofes. “Esto forma parte de un plan que nos propusimos los directores del instituto a mediano y largo plazo para trabajar, sobre todo, en los dos extremos de la cadena: los cosecheros con los productores y con los consumidores”, dijo a la radio de Primera Edición el presidente del INYM, Juan José Szychowski.

“Para esto último agregamos un equipo de control de calidad integrado por expertos, quienes están trabajando en la mejora continua del producto y en ese ámbito se detectó que había un problema con la yerba que entraba de Brasil a Uruguay, quienes habían reportado que esa yerba estaba pasada en los parámetros de contaminantes y metales pesados como plomo, estaño y arsénico”, amplió el dirigente y productor.

En ese sentido, la normativa está vigente desde este martes subraya que “el nuevo control de la presencia de contaminantes en la yerba mate canchada se sustenta en la detección de la posible presencia de contaminantes inorgánicos, que complementa el trabajo ya iniciado en el análisis de parámetros y criterios microbiológicos, que permite consolidar la labor científica efectuada desde el CONICET”.

En ese contexto el INYM viene realizando fuertes controles, algunos de ellos con la derivación en la clausura de importantes molinos.

Uno de los directores por la Producción del organismo, Jonás Petterson, ya había señalado oportunamente a la radio de PRIMERA EDICIÓN que debían ponerse nuevas reglas de ingreso para la yerba importada de Paraguay y Brasil en materia de calidad, con un margen mínimo de cantidad de plomo y metano. Ahora, con la resolución, se llevarán a la práctica las nuevas acciones de control de la normativa de sanidad, calidad e inocuidad que reglamenta la producción y comercialización de la yerba mate en todo el territorio argentino siguiendo las pautas definidas en el convenio suscrito entre el INYM y el SENASA.

Seguridad alimentaria

Para llegar a la resolución se hizo un estudio de más de siete meses con la Red de Seguridad Alimentaria del país y una vez que se tuvieron los resultados, “decidimos incorporar a nuestro reglamento de calidad un control más para la yerba mate canchada”, dijo Szychowski y además aclaró que si bien no se limitan importaciones, sí se controla la calidad del producto importado.

El año pasado controlamos uno por uno a 1.150 camiones cargados de yerba para determinar si cumplían con los controles de calidad que se le exige a la Argentina y reclamamos que la que se importa cumpla los mismos parámetros del código alimentario argentino que debe tener nuestra producción”, se explayó.

Pago con cheques

Consultado sobre el pago con cheques hasta a 90 días a los productores que entregan la yerba, el dirigente del INYM mostró su preocupación por lo que ocurre. “Esto no hace más que reforzar la medida que tomamos el año pasado, la resolución 170 que regula las plantaciones, que fue resistida y cuestionada”, reseñó.

Y agregó: “Nuestros estudios indicaban que en 2025 podría haber un exceso de yerba que se iba a empezar notar a partir de finales de este año y el próximo 2023, y que se irá agravando“.

Hoy la realidad nos está diciendo que teníamos razón al tomar esa medida, lamentablemente nadie quiere que sobre yerba o que se empiecen a estirar los plazos en el pago de la cadena. El Instituto está para velar por el equilibrio entre la oferta y la demanda“.

Existen dictámenes donde se señala que el precio que pagan los industriales debe ser de contado y si se paga fuera de plazo, debería tener reconocimiento de intereses. Sin embargo, como el mercado paga por encima de los 45 pesos fijados, no podíamos intervenir”, subrayó el hombre del INYM.

“Sabemos lo que pasa con la corresponsabilidad gremial”

La corresponsabilidad gremial es un acuerdo que firma UATRE con los productores y con los secaderos, el INYM no es parte del convenio. Únicamente actúa como agente de recaudación y transferencia y cada 15 días gira a la AFIP.

Mañana (por hoy) tenemos una reunión con los productores de San Pedro para hablar al respecto, además hemos pedido al Ministerio de Trabajo de la Nación que inspeccione a quienes están contratando a estibadores que no son yerbateros en el convenio”, dijo el hombre.

Para ello, se puso a disposición la base de datos del INYM, donde figuran kilos por hectáreas y demás para que se hagan los controles.

Indicó Szychowski: “Lamentablemente el INYM no tiene competencia para actuar en ese ámbito. Estamos al tanto de los informes de la Nación sobre determinada cantidad de cosecheros y bajo ningún punto de vista puede haber esa cantidad empleada en ese sector”.

En el Instituto no sólo se tiene conocimiento sobre lo que ocurre sino que denunciaron lo que ocurre con la corresponsabilidad con la incorporación de trabajadores que no son del rubro, porque llamó la atención la cantidad de inscriptos, ya que a mayor cantidad de trabajadores se abonan menos aportes. No obstante, más que denunciar y exponer públicamente la falta de control de la Nación, el INYM no puede hacer otra cosa.

Con respecto al precio de la hoja verde que deberá ser establecido por el Ministerio de Agricultura de la Nación, puesto que no hubo acuerdo pleno de todo el directorio de la entidad, el yerbatero aseguró que “todavía no tenemos información”.

No obstante, estimó que la decisión podría darse a conocer en breve.

Hay plazo hasta fin de mes para que se conozca el laudo. Tengo que remarcar que el gobernador Oscar Herrera Ahuad me invitó a una reunión con funcionarios del Ministerio de Comercio Interior y pidió un valor de aproximadamente $75 pesos, porque se quiere un precio que cubra los costos de la cadena y que el productor tenga un precio justo para esta actividad que es tan importante para nosotros “, finalizó.